Si en algún punto de su vida quisieron jugar Dark Souls y perdieron inmediatamente la paciencia; si sintieron que se cayeron directo de la palmera a un pozo lleno de tiburones que disparan rayos láser y escupen bolas de fuego; si piensan que, definitivamente, prefieren que les peguen patadas en la tibia con un borcego de punta metálica antes que seguir viendo en pantalla YOU DIED; estos consejos para principiantes les van a dar una mano.

Cuando empecé Dark Souls por primera vez respiré hondo, me armé de paciencia, me puse en estado zen y dije “yo puedo hacer esto”. Ojo, la actitud hippie no le funciona a todo el mundo y de hecho a mi no me sirvió. Soy una jugadora muy temperamental que ya le dio muerte a no uno, sino dos Dualshock 3, gracias a la saga Souls. Por suerte, me dieron varios consejos a la hora de empezar y fui lo suficientemente perseverante como para no caer en las garras de la impaciencia. Sí, todos somos principiantes cuando arrancamos un juego y Dark Souls no es la excepción.

Elegir con cuidado

Si bien Dark Souls tiene separación por clase, el hecho de elegir una no determina para nada el destino de nuestro personaje. Mi personaje elegido en Dark Souls I fue una piromántica. Lo que tiene de bueno esa clase es que pueden ser también tanques, ya que el uso de la magia de piromancia no depende a gran escala de ningún stat. Gracias a eso, pueden cargar unas lindas espadas y, a su vez, tirar bolas de fuego. ¿No es genial?

En cambio, en Dark Souls II elegí una maga – mi segundo personaje – y subí demasiado la inteligencia. Sin embargo, me di cuenta que no me convencía mi build: las magias golpeaban duro pero era demasiado débil y cuando me quedaba sin nada para tirar, tenía que volver a la hoguera a recargar. Muy poco práctico.

Si hubiese tenido en cuenta desde el principio que podía crear un personaje híbrido, nada de esto hubiese sido un problema. Mi error fue recaer en la formula clásica del RPG en la que lo que ves es lo que tenés. Por suerte, Dark Souls rompe un poco ese paradigma. Elijan lo que elijan, sepan que no hay una clase limitada, el espectro es amplio y está siempre abierto al cambio y a la comodidad del jugador.

Si aún así no están convencidos, existe un ítem en Dark Souls II – Soul Vessel, sólo hay 3, así que cuidado – que nos permite resetear stats. Con una vez me bastó para ponerle un poco de picante a la maga de forma que no solo mis magias hicieran más daño, sino que tuviese la oportunidad de usar una espada en los momentos en los que el casteo o el rango no iban a mi favor. Y créanme, eso pasa mucho.

La muerte no es (paradójicamente) el fin del mundo

Si hay algo con lo que tuve que aprender a convivir es la muerte. Venimos jugando juegos un poco más simples y que nos ayudan mucho, por lo que quizá no estemos tan acostumbrados a morir una y otra vez en la misma zona. Lo importante es entender rápido que en Dark Souls morir no es algo terrible, sino todo lo contrario. El hecho de vernos rodeados de un mob importante y que terminemos en el suelo hechos una bolsa de sangre y tripas nos enseña una lección valiosa: hay que aprender a ser paciente – no me voy a cansar de decirlo -.

Estos juegos no admiten la viveza y mucho menos la pérdida de los estribos. Ir corriendo por el mapa para juntar enemigos en una misma área y así matarlos no sirve. Lo más recomendable es siempre enfrentar enemigos de a uno y, si se complica mucho, de a dos o tres. Morir nos va a enseñar a revisar nuestra estrategia y repasar las cosas que hicimos mal, incluso pensar en cómo mejorarlas. Todo va a estar bien, así que ¡adelante!

No sirve ir con miedo

Siempre tuve la maldita costumbre de ir cuidando mis pasos. Si bien eso en sí no está para nada mal, hay un problema cuando ese cuidado se vuelve prácticamente obsesivo y termina jugándonos en contra. Ir y volver una y otra vez al mismo lugar sólo porque no queremos enfrentarnos a determinado enemigo no va a hacer que mágicamente desaparezca. La clave es la determinación y, como dije más arriba, perderle el miedo a la muerte.

Si de pronto se ven rodeados y sienten que no necesitan disipar el mob, jamás, pero de verdad jamás corran hacia una zona desconocida. Dark Souls es muy impredecible, y cuando creyeron que ya habían escapado con éxito, les va a salir un Dark Knight de abajo de las baldosas y … YOU DIED. Si necesitan huir, vuelvan hacia el lugar seguro, o sea, hacia atrás, donde saben que ya limpiaron de enemigos o por lo menos conocen sus ubicaciones.

Aprendiendo a los tumbos

Dark Souls no tiene tutorial. Eso ya lo sabemos. En Dark Souls I la guía inicial es pelear contra un boss y en Dark Souls II leer lápidas mientras nos saltan no muertos desde arriba de los árboles (bueno, más o menos). Si al principio sienten que son realmente malos jugando, no se dejen guiar por eso. Casi todos somos horribles al empezar y todo se trata de seguir la curva de aprendizaje como más cómodo nos sea. Paso a paso y escenario a escenario, nos vamos a ir haciendo mejores, más estratégicos y menos cavernícolas. A menos, claro, que quieran ser cavernicolas; están en todo su derecho y para eso existe el arma que es una maza. Y sí, también pueden correr en taparrabos; no pregunten.

No te rindas

Si el juego les gusta pero les está costando mucho o si de golpe se encontraron con un boss al que sienten que no hay forma de ganarle, no se den por vencidos, se puede. La clave es tomarse un respiro. Vuelvan a una hoguera, descansen un poco – acuérdense que el juego no tiene pausa – y mediten lo que están haciendo. Piensen en qué tipo de estrategia  (o arma) puede servirles mejor para el desafío en el que están metidos. La desesperación por pasar un boss solamente nos lleva a hacer las cosas cada vez peor al querer apurar la situación. A veces funciona, a veces no: paciencia, joven padawan.

Siempre que se vean perdidos y sientan que el juego los está oprimiendo mucho, existe la mágica opción del cooperativo. Las marcas brillantes en el suelo indican que hay un jugador dispuesto a tendernos una mano en momentos de desesperación. Lo mismo sucede con los NPCs que vamos conociendo a lo largo de cada partida. Como mención especial, en Dark Souls podemos pedir ayuda a nuestro querido Solaire, uno de los mejores NPCs que existen en la saga. Aunque el juego quiera hacerles creer eso, nunca van a estar completamente solos.

Cuidá tu vida y tu stamina

Si bien morir no es tan terrible, es obvio que hay que cuidar las barras de vida y stamina. Cuando estén peleando, siempre miren de refilón los indicadores y recuerden que, a menos que tengan un anillo específico, la vida no se regenera. Por eso, racionar los Frascos de Estus para momentos críticos es esencial.

En cuanto a la stamina, aprendan cuántos golpes pueden dar antes de quedarse en cero y úsenlo a su favor. Golpe, golpe, golpe, dash; eso les va a dar la ventana suficiente para hacer daño sin morir en el intento. Si en medio de un combate se quedan sin stamina cerca de un enemigo, van a recibir un porrazo sin dudarlo. Nuevamente les digo: no se desesperen.

El peso es importante

Parece consejo de Cormillot, pero no. El peso de la armadura y las armas – plus los ítems – es sumamente importante a la hora de jugar. Siempre hay que fijarse en que el porcentaje de peso del equipo sea entre un 25 y un 50% del total que podemos cargar. Esto nos va a permitir rodar mucho más rápido y, por consiguente, esquivar más rápido. Si nos pasamos de peso, vamos a sufrir el tan lindo fat roll, con el que vamos a caer al piso como bloque de plomo y tardar considerables segundos en ir de un lugar a otro.

El peso en Dark Souls se siente bastante real a cómo se movería un caballero con una armadura, y esto, en el combate, se refleja mucho. Cuidarlo es clave para poder pelear sin que sea un calvario y sólo vale la pena sobrepasar los límites para usar una armadura especialmente buena en algunas ocasiones.

No sea tacaño, ni tampoco derrochón

Como saben, la “moneda” de los Dark Souls son ni más ni menos que las almas – qué macabro -. Cada enemigo asesinado nos va a dar una cantidad X de almas que se va a ir amontonando en nuestra pantalla. Cuando morimos, quedan “flotando” en la zona de nuestra muerte y siempre podemos ir a recuperarlas. Sin embargo, si morimos de nuevo antes de recobrar las almas, esa cantidad se pierde para siempre y el contador arranca de cero nuevamente. Es por eso que si sienten que tienen una buena cantidad, úsenla para su beneficio, sea para subir de nivel, mejorar un arma, reparar equipo o comprar algún que otro ítem.

De todas formas, tampoco sirve gastar solo por el miedo a morir. A medida que vayan subiendo de nivel, el costo de ese leveleo va a ser mucho más elevado, por lo cual es mejor aplicar una suerte de ahorro. Es un poco arriesgado, pero vale la pena.

Me verás volver, y morirás

Algo que sí me hubiese gustado saber al momento de empezar – y que terminó siendo una ingrata sorpresa – es que al momento de sentarnos en una hoguera, todos los enemigos respawnean. Claro que al hacer ese reset tendremos nuestra vida llena, nuestros frascos de Estus completos y todo lo demás, pero el tener que repetir secuencias puede ser un poco engorroso. Piénsenlo bien y háganlo sólo si les es necesario.

Un dato de color es que en Dark Souls II, después de una cantidad determinada de recorridas por el mapa, los enemigos dejan de respawnear. Limpiar el mapa es una buena estrategia en ese caso, sobre todo si saben que tienen que pasar muchas veces por el mismo lugar. Esto es, a mi criterio, un guiño del juego: “Hola, ¿cómo estas? veo que estás farmeando… sería una lástima si… te quedaras sin mob”. Detalles, detalles.

Cuidando las armas

Las armas se desgastan y se rompen, como en muchos juegos. Es importantísimo cuidar el status del arma y , siempre que posible, repararla antes de que sea demasiado tarde. Hablando desde la voz de la experiencia, apenas arranqué el Dark Souls II aprendí esto de la peor manera. Me había hecho un tanque y dejé que mi arma se rompiera, y por esto tuve que descartar el personaje porque no tenía almas para comprar una nueva o repararla, y lo que tenía en el inventario no me servía.

Si de pronto se encuentran con que su arma se rompió y tienen la suerte de tener algo extra para usar, es un alivio; pero esto no siempre ocurre y menos al principio del juego. Por eso, un paseo por el herrero nunca viene mal, por lo menos para estar seguros de que vamos a poder seguir avanzando.

El herrero también puede mejorar armas y armaduras, así que, ya saben, con cuidado y checkeando de vez en cuando van a poder ir a combate seguro.

 Escuchar, aprender, disfrutar

Como bien dijimos antes, los Dark Souls son mucho más que juegos difíciles. Percibir el entorno, disfrutar de los paisajes, dialogar con los NPCs, leer las descripciones de los items y comprender la historia son acciones que forman la espina dorsal del juego. Podemos pasarlo entero sin tener ni idea de por qué hacemos lo que hacemos. Mi consejo es que, ya que pueden tomarlo con calma, disfruten de esa gema escondida que es la historia, les juro que no lo van a lamentar en lo absoluto. Por más que mueran miles de veces, van a terminar sintiendo ese amor violento que sentimos los fanáticos de una saga que vale la pena en todo sentido.

Si tenían dudas sobre si jugar o no, espero que mis humildes consejos les den el envión que necesitan para adentrarse en este hermoso mundo que es Dark Souls. No tengan miedo, porque no es tan terrible como se imaginan. Si yo pude terminarlo, ustedes también. Y si alguien les dice “este juego no es para vos”, sonríanle y contestenle simplemente “git gud, casul”.

Compartir
Artículo anteriorAnálisis: Super Toy Cars
Artículo siguientePrimeras impresiones: The Division
Escoria rebelde, entusiasta de la astronomía, fanática del terror y la ciencia ficción, master rolera. Mi fuerte son los RPG y los juegos de aventura. Bloodborne y Dark Souls son sagrados. PS4 y PS3 mis plataformas actuales. ¡PRAISE THE SUN!
  • Marcos Valle

    Excelente forma para recomendar un juego. Desde mi parte voy a probarlos, aunque se que va a ser un presupuesto en DualShock 3 por mi poca paciencia…

  • Mato

    Excelentes consejos Ani!! Sobre todo tener en cuenta que los Dark Souls son juegos que te enseñan todo el tiempo, hay que aprender de los errores y no aflojar. Y al que afloja…

  • Trimebutina

    Gracias por esto Ani! Lo tengo en la biblioteca hace meses y no me le animo. Como con algunos libros, supongo que llegara el momento en el que este preparado para él. Ahora… ¿podes hacerme el favor de soltar ese teclado un segundo, aunque sea en tus vacaciones?
    Saludos!

  • Nicolas Alonso

    Sobre los Souls siempre nunca me animé a probarlos porque hay un par de dudas que tengo que me gustaría que me resuelvas
    1) Es más un juego de acción o de rol? Estaría más cerca de un Diablo, de un The Witcher o de un Zelda o Shadow of The Colossus, por ejemplo?
    2)La ambientación y la historia de los Souls que tal están?
    3)Bloodborne esta más centrado en la acción que los Souls, y tiene menos elementos de RPG?
    4)Para poder pasar un Souls se necesita más habilidad para machacar enemigos a lo bestia, paciencia y un estilo de prueba y error en lo que un enemigo es como un puzzle a resolver o levelear mucho a tu personaje grindeando con monstruos debiles y repartir equilibrada mente los puntos de habilidad?

    • Ani Albano

      1. Es una linda mezcla, pero se tira más al rol que a otra cosa.
      2. Ambientación e historia son las mejores cosas de la saga, pero la historia está un poco escondida, hay que buscarla en diálogos, items etc.
      3. Exactamente, si bien el leveleo del personaje es importante, es mucho más acción.
      4. Prueba y error, pero es importante que el personaje esté balanceado. No necesitas ser lvl 10000 para ganarle a un boss, pero los stats ayudan mucho
      Espero que te haya servido 🙂

      • Nicolas Alonso

        Gracias por responder mis dudas Ani, me sirvío mucho para entender un poco mejor lo que son este tipo de juegos. Me interesan bastante por lo que voy a ver de jugarlos cuando pueda, ahora tengo varios juegos que jugar.
        Eso me lleva a otra pregunta, necesito jugar el primer demon’s Souls o puedo empezar directo con el segundo?
        Gracias igual.

        • Ani Albano

          Nop, si bien el Demon’s es un excelente juego, es aparte de Dark Souls así que podes arrancar tranca por el Dark Souls 1! 🙂

          • Nicolas Alonso

            Perdón me equivoque con los nombres al escribir quize decir dark souls si empezaba con el 1 o el 2.
            Muchas gracias igual.

  • Lucas Nardone

    Si término el lord of fallen prometo empezarlo, hace rato que duerme en steam, pero aún tengo problemas con la paciencia, me da la impresión que el lord of fallen es más comprensible en eso