En la vida de toda jugadora acérrima y testaruda como yo, llega un punto en el que necesitamos con toda la pasión un juego que nos permita relajarnos. Uno de esos que podemos jugar mientras estamos envueltos como un canelón por el que sólo sobresale una manito para sostener el mouse. Que envicie, pero que nos permita dejarlo para ir a comer; que sea largo, pero que no pierda la gracia con rapidez; que no requiera mucha atención, pero nos haga pensar. This is the Police es un juego de esas características. Es tranquilo, entretenido, cuenta una historia y nos invita al entretenimiento con jazz de fondo.

Weappy es una desarrolladora independiente localizada en Minsk, Belarus. Este es el primer título de la compañía, que comenzó como un proyecto de Kickstarter a principios de 2015. En tan sólo un mes la gente apoyó el proyecto con un extra del 40%. En octubre del mismo año, los jugadores de Steam le dieron luz verde para poder seguir adelante. Para este proyecto consiguieron voces grosas como Jon St. John, actor de Duke Nukem, y John J Dick, actor de Serious Samactor de Serious Sam, lo que es definitivamente ambicioso para un proyecto indie y un primer título. Tan sólo a primera vista, el juego me recuerda mucho a Papers, Please, un título que contó una historia a través de un gameplay totalmente atrapante. Pero vamos por partes.

El protagonista de nuestra historia se llama Jack Boyd, un jefe de policía de 60 años a 180 días de retirarse. Su sueño es poder ganar medio millón de dólares en los siguientes seis meses, aunque eso signifique salir de su papel de “policía bueno” para cooperar con la mafia o cometer su buen número de ilegalidades. Según la campaña de kickstarter “Jack se cansó de jugar bajo las reglas. Está listo para todo, pero sólo vos decidís qué tan lejos va”. Y definitivamente es de esa forma.

Es fácil estar así de relajado cuando sabés que en 180 días no vas a volver a trabajar

A pesar de que Jack quiere a toda costa ese medio millón de dólares y hará todo por conseguirlo, no puede dejar de lado sus labores policíacas. Entre ellas están enviar al personal a atender los llamados de la gente, manejar el presupuesto, contratar y despedir personal y cumplir los pedidos ridículos del Alcade. Cada decisión que tomamos cuenta a largo y corto plazo. Las mecánicas iniciales tan sólo nos enseñan a utilizar a nuestro personal, contratarlos, despedirlos, cambiarlos de turno y manejar sus estadísticas. De primer momento el juego no nos ahoga con una extenuante cantidad de mecánicas, sino que las va introduciendo lentamente, para que no sentirnos abrumados.

Con el pasar de los días las cosas se van complicando: la mafia requiere más atención, una segunda mafia amenaza con aparecer y el alcalde tiene pedidos aún más ridículos. Este último, un personaje levemente racista, sexista y otros tantos “-istas” carece absolutamente de paciencia. Incumplir con sus pedidos resulta en consecuencias casi inmediatas. Sin embargo, si respondemos a sus propuestas absurdas los periodistas nos citarán para una audición. Si allí decimos que fue una orden del Palacio Municipal, podremos meternos en problemas. La diversidad de personajes que se interponen o ayudan en nuestro trabajo es excelente. En los momentos en que estemos más ajustados de personal es cuando van a llegar los pedidos más urgentes, ya sea por radio o porque el alcalde necesita dos policías para la fiesta de cumpleaños de su sobrina.

El grado de complejidad que This Is The Police va adquiriendo es espectacular

Además de nuestro cuerpo policial, también tenemos a cargo un grupo de detectives a través del cual resolveremos crímenes como homicidios, atropellos o robos. En ocasiones, una investigación abrirá las puertas a meternos dentro de una pandilla para derribar a su jefe y disolverla. Para iniciar este tipo de misiones deberemos atender el llamado, designar a un detective principal y enviarlos en grupo a ver la escena del crimen. A partir de la información recolectada allí, se abrirá una investigación que resolveremos con el testimonio brindado por testigos, cámaras de seguridad o informes de expertos. Todos los días tendremos un informe parcial de parte de nuestros detectives en los que nos informan si encontraron o no nuevos fotogramas. Nuestro trabajo será ordenarlos para poder cerrar el caso.

Las investigaciones han sido un éxito: Vamos a salir a buscar a Carmen Sandiego

Cada miembro del personal dentro de la estación se desempeñará acorde a su grado de confiabilidad; un número que determina de base qué tan efectivo será o no en un llamado o investigación. Un trabajo exitoso subirá este número; cualquier tipo de falla, lo disminuirá. Sin embargo, desde el cargo de comisario podemos enviar a cualquiera de ellos a entrenar para levantar este valor. Desde el puesto de comisario también podemos regalarles un día de recreación, contratar un soplón, comprar silencios y averiguar quiénes planean testificar en contra nuestra. Sí, también nuestro propio personal policial puede dificultarnos el trabajo.

El grado de complejidad que This Is The Police va adquiriendo es espectacular y aún después de 10 horas de juego será muy posible que todavía no se desbloqueen todos nuestros negocios. Como en muchas ocasiones los llamados vendrán en los momentos más inoportunos, debemos pensar por al menos unos segundos cuántos y a quiénes estamos enviando a atender un caso. Pero si queremos mantener esos puestos laborales y ese equipo SWAT actualizado, es mejor que atendamos con frecuencia los pedidos del Palacio Municipal.

Eh? ¡No te mando a nadie! ¡Llevame a mí!

Cada llamado nos plantea una historia a través de la cual tendremos que decidir la cantidad de policías que enviamos a la escena. También tenemos la opción de enviar un equipo SWAT o una camioneta para las más complicadas y, una vez allí, podrán solicitar que enviemos refuerzos. En algunas ocasiones nuestro cuerpo policial puede encontrarse con una situación difícil de atender y nos preguntará qué hacer. Tenemos que tener cuidado, ya que nuestras decisiones tienen consecuencias de las más variadas: puede morir algún miembro del personal, pueden encontrar algún tipo de botín o un civil podría morir. Algo a criticar de This is the Police es que los llamados parecen estar completamente “scripteados”, lo que significa que tienen sólo una forma de resolverse. Una vez que encontramos la respuesta o el accionar correcto, es muy difícil que la fallemos en el futuro, si la recordamos. Luego de terminar el turno de todos los días, el juego salvará un checkpoint. Sin embargo, si alguna semana fatídica nos aterrorizó por completo, podremos volver atrás en un checkpoint y repetirla.

Toda esta locura se contrarresta con las dulces notas de la música clásica y el jazz que acompañan de fondo. Todos los días se nos preguntará qué canción elegimos escuchar y tendremos un catálogo de compras disponible para adquirir más canciones. La actuación de voces cierra la idea de una manera excepcional. Jon St John nos pinta un policía extenuado que, a pesar de estar por convertirse en un individuo corrupto, detesta al alcalde de las mismas características. Los personajes que nos iremos encontrando en This is the Police poseen el mismo grado de cuidado y la calidad de sonido no se pierde jamás, desde la claridad de los audios hasta los sonidos de fondo.

En gris, mi policía fallecido: Esta es la definición específica de estar en el horno

Los gráficos, aunque son simples y para nada presumidos, cierran muy bien la idea general. Sólo en las investigaciones, en las que es necesario interpretar las imágenes para resolver los casos, encontré algún tipo de problemas para terminar de entender la idea. Pero en cualquier otro contexto, se ven perfectos y no nos dejan con ganas de más.

This is the Police es un juego interesantísimo. Para los que disfrutan los simuladores con toques de historia, o que disfrutaron de Papers, Please, es un título ideal. Más allá de la combinación de ideas que dio fruto, para los que no estén apurados, promete muchas horas de entretenimiento. Definitivamente, Weappy Studio se lució con un excelente primer título: ambicioso, extenso, interesante y con mucha atención al detalle. Esperemos que sea el comienzo de algo muy bueno. Para los que están demasiado agitados por jugar Overwatch o los que quieren algo nuevo para probar, les recomiendo This Is the Police. Un café, la música suave y la lluvia de fondo es todo lo que necesitan.

Mientras tanto, los dejo con algunas imágenes extra. Click, para agrandar cualquiera de ellas.

7. “Hola, Susana? Me están apuñalando…”

6. A veces parecería que el juego no te da una mano ni de onda…

5. ¿Dónde más tendrías la chance de contratar a Hulk Hogan?

4. ¿Vos te andabas quejando del precio de los CDs?

3. Los diarios también nos dan una visión de cómo nos estamos desempeñando…

2. No todos los días hacemos algo así…

El texto dice “Lanzar una muñeca inflable al agresor”. SI, YO QUIERO!

1. No me estaría indicando cuándo tengo cita con el dentista…