Con el crecimiento de las necesidades del gamer para los juegos de todos los días, cada vez salen más y más periféricos dedicados a ellos. En Crónicas de Joystick, queremos incursionar en este plano para que ninguno de nosotros tenga que salir a cazar teclados o mouse sin conocer sus pros y contras. Por eso decidimos inaugurar la nueva sección de Hardware y Periféricos con la review del Genius Ammox X1-400.

Actualmente el abanico de posibilidades y de periféricos de gaming es extremadamente amplio, y año tras año se mejoran tecnologías, materiales y diseños con el fin de poder satisfacer los gustos de cada jugador. De hecho, hace algún tiempo, la empresa Genius comenzó a incursionar en el ámbito de periféricos para gamers adentrándose en el mercado con los mouse Gila y DeathTaker y la serie de teclados Imperator de la gama de productos GX Gaming.

Aunque es importante destacar que Genius recién comienza su “carrera” en dispositivos gamer, éstos apuntan generalmente al público recién iniciado en la mejora de los periféricos de su PC. Es esperable que las configuraciones y tecnologías no lo transformen un contendiente contra un Razer Naga, pero sí sea una mejora con respecto al mouse más básico de escritorio.

El mouse Ammox X1-400 posee 4 botones cliqueables y 6 funciones: botones derecho e izquierdo, incremento de DPI y las correspondientes a la rueda: arriba, abajo y click. Tiene además una construcción simétrica pensada para diestros y zurdos por igual.

A priori, este dispositivo resulta ligeramente más grande en comparación a un MX-518 o un mouse de escritorio, aunque no es incómodo. La parte superior —donde se encuentra el logo— es ligeramente más alta y hubo un período de acostumbramiento para que resulte natural. Además, cabe destacar que en los costados tiene un borde de goma en donde el pulgar puede descansar cómodo y no interrumpir el deslizamiento del mouse con los dedos.

Izquierda
Mano Izquierda: Click para expandir.
Mano derecha
Mano derecha: Click para expandir

Los materiales son de buena calidad. A primera vista, tanto los leds como el plástico y el cable mellado lo hacen parecer un poco por arriba de su gama. Lamentablemente el único color disponible de las luces es rojo, pero tiene una excelente calidad de luz que lo hace atractivo como diseño en sí. El punto negativo a destacar es la terminación del Ammox, que no me pareció excelente.

Por otro lado, las placas plásticas deslizantes que posee abajo están cortadas de forma recta, logrando con esto que el mouse no se deslice con facilidad. Y he aquí otro gran punto en contra, porque incluso en las gamas más bajas de escritorio se encuentran las famosas tapas pequeñas del mismo plástico pero con los bordes levemente redondeados. También esas mismas placas resultaban bases bastante rígidas, e incluso recién sacado el mouse del empaque, parecían estar levantándose, mostrando el pegamento entre la placa deslizante y el dispositivo, lo que ofrecía aún más resistencia.

El clic de los botones es un poco más duro que el estándar en gaming. La mayoría de los productos para gamers tiene un clic derecho levemente más liviano —para poder contrarrestar el uso intensivo al que se ve sometido el clic izquierdo— y en este caso, al ser un mouse ambidiestro, ambos requieren la misma fuerza de presión. Y otro aspecto a mencionar es que no resultan en exceso ruidosos, pero para el tamaño del mouse pueden llegar a mostrarse levemente resistentes, como si no estuviéramos presionando directamente en el medio del botón.

Por otra parte, el clic de la rueda es medianamente rígido y me resultó bastante incómodo para utilizar el Push To Talk durante largos períodos de tiempo. Sin embargo, es remarcable que el giro de la misma no sea lo suficientemente liviano como para que, constantemente, la giremos al cliquear.

Por último, el clic del DPI tiene la rigidez ideal: no es extremadamente fácil de presionar accidentalmente y ofrece la suficiente resistencia como para saber que lo estamos cliqueando. Lamentablemente sólo podemos cambiar esta configuración en incrementos: una vez que llega a 3200, vuelve a 400. ¡Cúbranse antes de cambiar el DPI!

El máximo de DPI del Ammox X1-400 es de 3200 dpi, que lo posiciona un poco por debajo de la media entre los mouse de la misma gama. Por software, posee 4 niveles de sensibilidad configurables que, por default, son: 400 – 800 – 1200 – 3200. El cambio entre el tercero y el cuarto es exageradamente grande, por lo que cada usuario puede configurarlo para que los saltos no sean tan bruscos. Es más, a través de una serie de pruebas, parecía que el mouse entregaba un poco más que la sensibilidad configurada.

ge-gmax1-400w_3

Por otro lado, el Polling Rate determina qué tan frecuentemente Windows toma información del mouse. Por defecto, los más modernos lo hacen a los 500Hz (equivalente a 2 milisegundos) o 1000Hz (1 milisegundo). Según las especificaciones del fabricante, “cada comando y acción es ejecutado sin ninguna demora”, aunque luego de algunas pruebas realizadas, se estableció la media entre 700Hz y 900Hz, alcanzando los picos de 1000Hz.

Ahora bien, lo más criticable del Ammox X1-400 es el software por varios y diferentes motivos: Windows nos auto-descarga los drivers correctos para el uso que, inclusive, nos permite utilizar las configuraciones de DPI que el mouse trae por defecto. La página de soporte de Genius no es del todo intuitiva, y la página de especificaciones técnicas no nos ofrece un acceso directo a la descarga de drivers. Pero esto no fue lo peor: el software específico para el mouse nunca funcionó. A pesar de varios intentos, la aplicación seguía arrojando el mensaje de error: “Conecte el dispositivo antes de abrir la aplicación”. Pensando que podía ser algún tipo de problema de incompatibilidad con el software instalado de mi mouse anterior, lo probé en mi notebook personal con el mismo resultado desastrozo.

Las placas deslizantes no deslizaban correctamente y parecían a punto de despegarse
Las placas deslizantes no deslizaban correctamente y parecían a punto de despegarse

Probé entonces con Smart Genius, la aplicación genérica de la compañía que instala los drivers necesarios de cualquier tipo de periférico que le conectes. Por suerte, éste me permitió realizar configuraciones varias: asignación de Macros, creación de perfiles y cambio de intensidades de DPI. La primera es relativamente básica y se puede aplicar a los clics derecho e izquierdo y la rueda. Lamentablemente el botón de DPI no tiene la posibilidad de asignarle un macros, lo que le quita al usuario la posibilidad de poder utilizarlo de otra forma más allá del propósito con el que fue creado. Hubiera sido sumamente cómodo para mí poder utilizar este botón como el Push To Talk de Overwatch. La segunda es bastante efectiva, pudiendo asignar a distintos juegos, distintas configuraciones de Macros. La aplicación tenía la capacidad de cambiar entre perfiles sin problema alguno.

Por último, el cambio de intensidades de DPI es criticable, dado que no se pueden asignar valores distintos a los predeterminados por Genius. Y ya que el software específico no funcionó, no sabemos si las configuraciones del centro Smart son básicas y si en la aplicación para el Ammox X1-400 podrían haber sido mayores las posibilidades.

En mi opinión, Genius realmente tendría que poner empeño en lanzar software coherente si quiere competir con mayores marcas; incluso contra otros periféricos dentro del mismo rango económico sale perdiendo por goleada si tenemos en cuenta la calidad de las aplicaciones con marcas como Logitech, MSI y Thermaltake. Tampoco logra competir en diseño si tenemos en cuenta modelos como el Hyperion Fury de Logitech, con mayor DPI y 8 botones programables o el Interceptor DS de MSI que incluye un sistema de pesas.

Así es como el Ammox X1-400 entra en la mano
Así es como el Ammox X1-400 entra en la mano

En general, el producto no está mal si no utilizamos más funcionalidades que las que presenta. Definitivamente no es un producto para los amantes de RPG ni MOBA, porque no tiene más que el botón de la rueda para asignar macros si no queremos perder las funciones básicas de los clics derecho e izquierdo.

Podríamos ignorar los detalles de terminación y software si no compitieran dentro del segmento los productos mencionados, que terminan por representar un combo mucho más robusto para el consumidor final. Para el gamer más inexperto puede resultar una puerta útil para iniciarse en periféricos mucho más avanzados, pero como inversión inicial resulta muy caro para las contras que tiene. En un futuro, Genius debería considerar agregar a la mezcla estos detalles para poder insertarse en el mercado con éxito.


Pueden acceder a la información relacionada al lanzamiento de variados productos de la serie Gx Gaming junto a sus precios de venta al público en esta nota.

Reseña Panorama
Diseño
8
Comodidad
5
Terminación
3
Software
3
Compartir
Artículo anteriorAnálisis: Trials of Azra
Artículo siguienteControles PRO para PS4 anunciados en europa
[a.k.a. bandidaMarshfield] Paula Unit Tier 2 - Cuesta 500 minerales, y si le hacés más de dos clicks hace un berrinche y te putea. Soy una demente de Lunes a Osvaldo, de 0 a 23.59.
  • Julio

    hola, vengo a decir que me encantó tu pad!