¡Hay que hackear al mundo! Y si el mundo está gobernado por corporaciones malignas y falsos profetas, ¡mejor!. Con un aire fresco y renovado que ronda lo juvenil y colorido, Watch_Dogs 2 se despliega en nuestras pantallas, ofreciéndonos un desafío diferente, un poco más despierto y vivo que el de su antecesor Watch_Dogs 1.

En el juego, lejos estamos de ser ese hacker anónimo y reservado que recorre las calles de Chicago en busca de una expiación o una venganza. Más lejos estamos aún de la personalidad opaca e inmutable de Aiden Pierce. Watch_Dogs 2 no es nada de eso: se trata de memes, de seguidores en redes sociales, de vandalismo por “una buena causa” – y pronto explicaré las comillas – y de un grupo de hackers conocidos como DedSec, que trata de ganar su fama y el lugar que les corresponde en los tablones de noticias – cualquier parecido con Anonimous no es mera coincidencia -.

Ahora bien, con el control sobre Marcus Holloway – un joven hacker de 24 años acusado de un crimen que no cometió – nuestra aventura tomará lugar en las calles de San Francisco, y las referencias a nuestra podrida sociedad actual se desplegarán por la pantalla en todo momento y en todo lugar.

Qué traes entre manos

Watch_Dogs 2 tomó todos los elementos de su predecesor y los convirtió en algo diferente y mucho más pulido. Así como en la entrega anterior, tenemos la posibilidad de generar caos en la ciudad con hackeos a semáforos, cajas eléctricas y hacer volar por los aires cañerías en las calles para imposibilitar a nuestros enemigos perseguirnos con sus autos.

Además, se implementaron accesorios como drones y armas que nos son facilitadas – por precios un poco exagerados – con una impresora 3D que encontraremos en nuestro refugio, el cual compartimos con otros miembros de la organización: Sitara, Wrench, Josh y Horatio – además de una aparición especial que no pienso spoilear -.

Además de todos los perks divertidos como hackear cámaras de seguridad, robots de vigilancia, montacargas, entre otros, tendremos los ya conocidos puzzles en los que moveremos nodos para desactivar determinados sistemas. A diferencia del primer juego, nos vamos a encontrar con que estos rompecabezas son más dinámicos y un poco más complicados de descular.

Algo que destacar es la mejora en el manejo de vehículos que en Watch_Dogs 1 era un dolor de cabeza. Ahora nos encontramos con que manejar no es una agonía, sino que lo terminamos disfrutando como es debido. Tenemos también la posibilidad de hackear autos para controlarlos desde nuestro teléfono celular y confundir a nuestros enemigos – o a los transeúntes -.

Lo secundario

Las misiones secundarias son variadas, con estilo propio y ocupan casi toda la ciudad de San Francisco y se van a ir destrabando a medida que avancemos en la historia. Por ejemplo, tenemos la misión de Paint Job, guiada por Sitara, en la que tendremos que grafitear la ciudad para dejar nuestra huella.

Otra misión que es por demás encantadora – e irónica – se titula Ubistolen. En ella nos enteramos que Ubisoft está trabajando en un nuevo juego y tenemos que hackear sus sistemas para liberar el trailer antes de lo previsto – bien jugado, Ubisoft… -.

La cantidad y variedad de misiones secundarias le dan un toque muy interesante al juego, y hacen que nos enganchemos por mucho más tiempo, a veces incluso ignorando que tenemos una misión principal por delante.

Tampoco faltan los queridos minigames como ser: carreras de drones, puntos de interés en la ciudad donde tenemos que sacarnos selfies y subirlas a redes sociales para ganar seguidores, carreras de eKarts entre otras tantas cosas.

Multihacker

El modo multijugador y las misiones online son otro detalle interesante. Watch_Dogs 2 nos ofrece la posibilidad de jugar con un amigo y cumplir determinados objetivos para hacer entrar en pánico a otros jugadores.

Me encontré con dos hackers muy simpáticos – no – en medio de una misión, que me bloquearon el paso a la ciudad en el Golden Gate Bridge y que, ni lentos ni perezosos, hackearon mi auto y me la hicieron ver bastante fea.

Amén de este episodio, el juego nos va a dar alarma cuando ocurran eventos de hackeo online, en los que podremos tanto perseguir como ser perseguidos por algún listillo que ande dando vueltas por la zona. Es el clásico de robar data de otro jugador, o las clásicas y pintorescas bounty hunt, donde vamos a darle cacería a los incautos.

Un mundo feliz

Como dije anteriormente, lejos está Watch_Dogs 2 de la ambientación y la temática que planteaba su hermano mayor. Nos encontramos con un juego un poco más adolescente, cuya historia no cava en las profundidades emocionales, pero a su vez tampoco pretendemos que lo haga. La historia es plana y simple, bastante predecible si se quiere, pero no por esto se le resta algún tipo de diversión.

Particularmente me llamó mucho la atención la dicótoma moral del juego en sí mismo. Se supone que somos “hackers justicieros”, pero somos una contradicción andante. Nunca falta matar inocentes, destruir la ciudad, generar caos, cometer actos de vandalismo, solo por el “bien común”. Si nos ponemos pretenciosos, nos terminamos preguntando a nosotros mismos si es correcto o no y si realmente vale la pena; esto, claro está, va a pasar si nos olvidamos de que es solo un juego – quizás es la señora mayor y moralista que vive en mi cabeza, quién sabe -.

Otro problema que encontré dentro del juego es algo bastante predecible en los tiempos que corren: a medida que vamos destrabando skills, perks, etc., las misiones se nos van haciendo cada vez más fáciles, monótonas incluso. Esto es porque, a mi parecer, la dificultad del juego no acompaña el progreso del jugador, y en un mundo abierto con tanto por hacer, este factor es muy, pero muy importante.

Dejando todo esto de lado, es un juego sumamente entretenido; creo que al haberle quitado el factor de hype que tuvo Watch_Dogs 1 – y que fue su clavo y perdición -, lo hizo mucho más interesante y llamativo, sin elevar las expectativas de los jugadores por las nubes. No es la octava maravilla del mundo gamer, claro que no, pero no está nada mal; es variado, divertido y nos ofrece muchas horas de juego para disfrutar – además de una simpleza enorme para llegar a su platino, para los interesados -.

Insisto, soy de los pocos humanos a los que Watch_Dogs 1 realmente les gustó, y si bien tengo sentimientos encontrados respecto a la ambientación, creo que Watch_Dogs 2 es un digno sucesor y una buena apuesta de Ubisoft en este mítico 2016 en el que a falta de hidden blades saltos de fe, podemos hackear al mundo.

Reseña Panorama
Watch_Dogs 2
8
Compartir
Artículo anteriorAnálisis: Titanfall 2
Artículo siguienteFin de año en Microsoft: Presentación de Dead Rising 4
Escoria rebelde, entusiasta de la astronomía, fanática del terror y la ciencia ficción, master rolera. Mi fuerte son los RPG y los juegos de aventura. Bloodborne y Dark Souls son sagrados. PS4 y PS3 mis plataformas actuales. ¡PRAISE THE SUN!
  • Muy buena!!! Le tengo muchas ganas. u.u

  • Nicolas Alonso

    Ani estas jugando Dishonored 2? Cuando va a haber una review? Lo poco que vi del juego me parecio interesante, ademas viene de un muy buen primer juego.