Little Nightmares, uno de los más recientes plataformeros desarrollados por Tarsier Studios, es una pequeña maravilla visual. Publicado por Bandai Namco Entertainment, se encuentra disponible para PC, Xbox One y PlayStation 4 a un precio de 19,99 dólares.

En este juego de plataformas y puzzles tomaremos control de un personaje llamado Six, una pequeña niña perdida en este mundo oscuro y surrealista, en su periplos por intentar escapar del mismo. En cada pantalla encontraremos una situación para resolver, ya sea llegar a un lugar aparentemente inaccesible, pasar inadvertidos por otras criaturas o recuperar una llave para desbloquear una nueva habitación. Su principal característica y por la cual destaca es su ambiente. Visualmente es una maravilla, cuida cada detalle de cada habitación. El ambiente, sumado a la diminuta escala de nuestro personaje frente al entorno, nos hace sentir indefensos y un poco a la deriva. Las únicas herramientas a nuestro alcance son correr, sujetar objetos (con dificultad) y escondernos.

El juego se compone de cinco episodios con puzzles y desafíos que se tornan cada vez más oscuros, comenzando con mover objetos y culminando con huídas a toda velocidad para escapar de algún cuarto. Ningún puzzle se siente repetitivo, aunque la corta duración del juego ayuda a lograr este mérito. El título no tiene absolutamente nada de diálogo ni texto, pero podemos ir sacando nuestras propias conclusiones a medida que avanzamos y observamos con detalle nuestro alrededor.

Los controles en Little Nightmares son simples pero precisan ser combinados continuamente. Podemos caminar, correr, agacharnos, deslizarnos, recoger cosas y utilizar un encendedor. A su vez, el juego pone a prueba el rápido aprendizaje del jugador, obligándolo a encontrar la forma de huir antes de que los enemigos lo descubran. Se incluyen además secuencias de persecusión en las que nuestro objetivo es alejarnos lo más rápido posible mientras uno o varios enemigos nos persiguen a gran velocidad. El hecho de permitirnos mover la cámara lateralmente para tener un mayor campo de visión colabora a poder encontrar una solución al puzzle en el que nos encontremos, o esquivar de forma más rápida algún objeto que se vaya a interponer en nuestro camino. Los enemigos, por su lado, están continuamente alertas y nos descubrirán con facilidad en nuestro intento de ser sigilosos. Depende de nosotros utilizar el entorno para escondernos en el momento justo y también para generar sonidos y distraer a estas extrañas criaturas. Prender una televisión o lanzar objetos de un lado al otro serán útiles herramientas a la hora de fugarnos.

Six escalando con dificultad

Conclusión

Little Nightmares es un juego diferente entre tanto lanzamiento genérico. Es corto, punto negativo, pero esto ayuda a que no caiga en la monotoneidad. Es similar en su desarrollo, pero se mantiene fresco con nuevos desafíos y el aumento progresivo de dificultad. Su precio es reducido, ideal, por lo que si te gustan los juegos de plataforma, los ambientes creepy y las experiencias diferentes, Little Nightmares es una fantástica opción.